LA ADOBERA

Símbolo de comunalidad, auto gestión y desarrollo integral

Adobera

Desde sus inicios la construcción de la adobera en la comunidad de Santa María Nativitas Coatlán, fue un detonante de desarrollo social y económico, atendiendo a la necesidad de la construcción de adobes para preservar la vivienda tradicional Mixe y la construcción de viviendas para 98 familias que se adaptaran sus formas de habitar.

Hoy compartimos con mucha emoción el cierre de este espacio construido y trabajado en comunidad, con la elaboración de 152,554 adobes que han sido distribuidos en organización y solidaridad por todos los habitantes de la comunidad y cuyo proceso de construcción ha detonado una visión que va más allá de la reconstrucción.

Esta publicación está dedicada a todos aquellos que hicieron posible la construcción y realización de las metas de este espacio. La comunidad como líder, el equipo de FHMM con su acompañamiento integral y los aliados del proyecto, sin los cuales no hubiera sido posible la Reconstrucción Social del Hábitat que hoy está su recta final.

¿Cómo nació?

Como iniciativa del comité de reconstrucción, también llamado Jugiiñ (Avispa Solitaria en lengua Mixe, comúnmente llamada embarradora de lodo que fabrica sus casas con tierra), se convocó a la comunidad a un tequio en el terreno donde se construirían los adobes para iniciar la preparación del sitio, realizar actividades de limpieza y el retiro de material vegetal, siempre con acciones cuidadosas para evitar un impacto ecológico negativo en el medio ambiente.

*La importancia de los tequios en la comunidad Mixe

Un tequio es un trabajo colectivo no remunerado que todo vecino de un pueblo debe a su comunidad. Es un uso y costumbre indígena que con diversos matices y fuerza continúa arraigado en la Sierra Mixe.

La limpieza manual del terreno para la construcción de los adobes fue esencial debido a que la retro excavadora no tenía  alcance en ciertos espacios por la vegetación y el proyecto cuida tener el mínimo impacto ambiental en la comunidad.

El proceso de construcción

Tipología de adobes y construcción

Para conocer las cualidades estructurales de los adobes de la comunidad, se realizó un muestreo de cinco tipos distintos, los cuales fueron seleccionados por su calidad, resistencia, tipo de tierra (los pobladores reconocen tres: Blanca, roja y negra) y “receta” realizada por cada familia. Una vez obtenidos los resultados del laboratorio, se identificaron los tres mejores adobes respecto a la resistencia de compresión, módulo de ruptura y densidad.

El adobe que tuvo mejores resultados fue el obtenido de la vivienda más antigua de la comunidad, pieza que conservaba la medida tradicional de 30×40 cms y estaba realizada con tierra roja.

“Hemos modificado la forma de construir nuestras casas. Queremos regresar a cómo las hacían nuestros abuelos” .

Santa María Nativitas Coatlán

El trabajo

14 mese se operación en un terreno de aproximadamente 1.7 hectáreas.

Ubicada 6 km  al oriente de la cabecera comunal, la adobera acondicionada y trabajada por la comunidad de Santa María Nativitas Coatlán, se convirtió en el símbolo de la reconstrucción por medio de la solidaridad comunitaria, la organización y la inclusión.

Mujeres y hombres se trasladaban desde las 05:30 de la mañana hacia la adobera para continuar con la producción de adobes. En este lugar se llevaron a cabo los diferentes procesos y etapas en las que cada cuadrilla de trabajo se coordinó para cumplir con el objetivo común, lograr la reconstrucción segura de las casas de la comunidad. 

Mujeres adoberas de Santa María Nativitas Coatlán

Estos trabajos eran actividades bien conocidas por la comunidad Mixe de Coatlán, sin embargo fue en este proyecto en el que por primera vez participaron las mujeres en varias de las tareas, como la criba de la tierra y el desmorone de estiércol; estas acciones fueron indispensables en el proceso de producción para la elaboración de los adobes.

Ante  el trabajo pesado de la producción de adobes, las familias se organizaron para seguir con normalidad la vida en el hogar, las actividades del campo y escuelas e  incluso con las actividades que las autoridades convocaban.

El difícil acceso, las lluvias y cambios repentinos de clima fueron obstáculos que con compromiso, organización y solidaridad se sobrepasaron para cumplir la meta que hoy es una realidad.

Logros

¡Muchas gracias a nuestros aliados por ser parte de la Reconstrucción Social del Hábitat!

Aliados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *